Visitas

Visitar en horario de misa

Historia

noticias file foto 21593La ermita de la Virgen de la Sierra, patrona de Moral de Calatrava, data del siglo XIV y es, tal vez, anterior a la iglesia de San Andrés. La leyenda dice que, ya en tiempos del rey visigodo Wamba, se veneraba la imagen en este lugar, siendo escondida en el Valle del Oro durante la invasión árabe. 

El santuario, antiguamente situado fuera de la población, en la falda de la sierra que sirve de telón natural a la ciudad por su parte norte, pasó a formar parte integrante del entramado urbano al ir creciendo éste en dicha dirección.

El actual templo reemplazó en parte al primitivo, que quedó relegado a dependencias auxiliares de la iglesia y vivienda del sacristán. Es de estilo neoclásico, con planta de cruz latina, bóvedas de cañón con lunetos, arcos fajones y cúpula sobre pechinas en el crucero. El actual retablo, neoclásico de factura moderna, sustituyó al anterior de estilo churrigueresco, destruido en 1936. La iglesia ostenta abundante decoración a base de yeserías doradas de estilo barroco y, en los lunetos de la bóveda, pinturas alegóricas concepcionistas. En los cuatro ángulos o pechinas, sobre las que se levanta la cúpula, están representados los cuatro Evangelistas en sendos lienzos. A ambos lados del crucero, hay dos hornacinas. La del lado del Evangelio, dedicada a Santa Lucía Mártir, y la del lado de la Epístola, la Virgen del Pilar. El camarín, sacristía de planta poligonal, está ubicado en lo que antiguamente fue el ábside de la primitiva ermita. Está cubierto por un magnífico techo decorado con yeserías doradas del más puro estilo del Renacimiento. En el centro del pavimento de esta estancia existe una lápida de enterramiento de 1601, obra de Antonio de Flórez.

A los dos lados del presbiterio de la actual iglesia existen dos inscripciones de dudosa procedencia. En ellas se narra que, en el año 684, el rey Wamba colocó la imagen de la Madre de Dios en su primitiva ermita. Esta imagen fue ocultada por los cristianos a consecuencia de la invasión árabe y descubierta, en 1212, bajo el reinado de Alfonso VIII.

En 1734, reinando Felipe V, la primitiva ermita amenazaba ruina, por lo que se emprendió su reconstrucción y ampliación, bajo los auspicios del caballero de la Orden de Santiago, Don Agustín Ordóñez Pacheco y Villaseñor, y con los sufragios de los devotos de la Virgen, obra que no finalizaría hasta 1752 bajo el reinado de Fernando VI, durante el cual fueron hallados en los cimientos del primitivo templo unas monedas del rey Wamba.noticias file foto 17120

La imagen de la Virgen, según se sabe, era una talla sedente de finales del siglo XIV pero en esta época, siguiendo las directrices estéticas del barroco, fue transformada en imagen "de vestir". Así se la veneró hasta su desaparición definitiva en 1936, tras lo cual fue sustituida por la actual imagen que realizó el escultor valenciano, Don José Cortina Marco.

Su fiesta anual se celebra el 15 de agosto. Dicha festividad está precedida por el traslado de la imagen de la Virgen de la Sierra desde su santuario al templo de San Andrés Apóstol el día 5 por la tarde, y por la Novena que comienza el día 6, concluyendo los festejos la víspera de la festividad de la Asunción de María a los cielos.

En épocas de manifiesta necesidad, la imagen es sacada en rogativas junto con la del patrono, el Santísimo Cristo de la Humildad, siendo famosas y, especialmente recordadas por el auxilio prestado desde el cielo, las del día 20 de abril de 1817. Dichas rogativas fueron transmitidas en verso con motivo de su primer centenario en 1917 y festejadas con extraordinario entusiasmo por la población, evento que quedó ampliamente reflejado en la prensa regional de la época.

ATRAS

tienda-online     eventos2

 rutapasioncalatrava             QR-Droid

iphoneapp           mapaweb1

  fotos            contacto1




2014  -  Taller de Empleo Desarrollo Multimedia