Nuestra historia

Profile

Villar del Pozo es una población que cuenta 100 habitantes, su término municipal tiene una superficie de  13,23 kilómetros y su casco urbano se encuentra a tan solo 500 metros del aeropuerto central de Ciudad Real.

Situado en el centro de la provincia de Ciudad Real. Limita al Sureste con Ballesteros de Calatrava, al Suroeste con Cañada de Calatrava y al norte con la provincia de Ciudad Real.

A pesar de su antigüedad, no son muchos los datos significativos de carácter histórico que se tienen sobre Villar del Pozo.  Los primeros asentamientos de la villa, en zonas conocidas como El Lutero y en las ruinas del Castillejo, se remontan a la Edad de Bronce, donde se han encontrado hachas y puntas de flecha que datan de ésta época. También se han sido numerosos los restos encontrados, pertenecientes a la Edad de Hierro, en los alrededores de las Piedras del Miradero.

 De la época romana o prerromana se tiene conocimiento de varios asentamientos en lugares cercanos al municipio, la Halconera, Paluzar, Gollizno, Cantorales,....., hecho  que se explica al encontrarse geográficamente situado entre tres famosas ciudades romanas, la de Oretum (Granátula de Calatrava), Carcuvium (Caracuel de Calatrava) y La curis Oretanorum (Alarcos).

La primera referencia documental que tenemos de este pueblo es la escritura de donación del mismo a la Orden del Hospital, o de San Juan, efectuada en 1226 por los que, entonces, eran sus propietarios (y quizá también sus primeros pobladores) los ricohombres Alfonso Téllez, García Fernández y Ordoño Álvarez.

 Durante la época musulmana perteneció al Califato de Córdoba y fue lugar de paso de grandes Emires como Abderraman II, III y Mamad I.

En el siglo XI pasa a depender de Toledo, cristianizándose posteriormente en el siglo XII con la Reconquista. Desde la citada población toledana, inició la Orden de San Juan la colonización del territorio manchego que le pertenecía. Así, en 1228, recibía Villar del Pozo su carta puebla, no sabemos si con el aforamiento consaburense.

Pero, tal vez por su situación (en pleno Campo de Calatrava) y escaso término, la nueva población no prosperó tanto como se esperaba, por lo cual el Priorato de que dependía parece que la desatendió. Esto explica, muy probablemente, el hecho de que el rey Alfonso X, el Sabio, al fundar Villa Real (hoy Ciudad Real) en 1255, incluyera en su delimitación territorial, la aldea de Villar del Pozo: “...Et do a esta villa sobredicha que aya por aldeas e por termino Çuheruela e Villar del Pozo e la Figueruela e Poblet e Alvala, con todos sus terminos yermos e poblados...”, etc. (Carta puebla de Ciudad Real. Burgos, 20 de febrero de 1255).

Durante el siglo XIII, el Rey Fernando II, El Santo, dona Villar del Pozo a Don Alfonso Téllez y D. García Hernández, que a su vez lo donan a Don Ordoño Álvarez el 6 de enero de 1226, en Toledo. En Burgos, hacia el año 1250, Doña Urraca Fernández y Don Rodrigo Álvarez, esposa e hijo de Don Ordoño Álvarez, venden Villar del Pozo a Don Fernando Ruiz, comendador Mayor de la Orden de San Juan, por 2.400 maravedíes vulgares, y donde la citada Orden fundaría una Encomienda.

La inclusión de Villar del Pozo en el territorio de Villa Real motivó un pleito resuelto finalmente a favor de la Orden y así, el 25 de diciembre de 1289, obtenía el reconocimiento judicial de sus derechos sobre la villa. Sin embargo, hasta mediados del siglo XIV y debido a las sucesivas negativas que presentó el Concejo de Villa Real a desprenderse de su aldea, la Orden no lo logró incorporar este enclave a su territorio.

Ignoramos cuándo y cómo Villar del Pozo obtuvo privilegio de villazgo, pero desde luego, ya tenía esa condición en 1575.

A partir de 1875, Villar del Pozo se incluyó en la diócesis “nullius” de Ciudad Real, y en la provincia de este nombre desde 1833. No obstante, la vinculación afectiva con la Orden militar que la pobló y, probablemente, la hizo villa, permanece todavía: Villar del Pozo celebra a San Juan Bautista como su patrón.

Arte y cultura

Profile

En Villar del Pozo existen ámbitos de protección arqueológica como: Longueras (del Paleolítico Medio y Bronce Indeterminado),  el Hitar, con yacimientos como: el Arroyo Puentecillo (Paleolítico indeterminado), Fuentecillas (Bronce final), el Picallo (Paleolítico medio y Bronce)  y el Hitar (Bronce antiguo); Cerro Lutero donde encontramos los yacimientos de El Castillejo, El Castellar y el conjunto etnográfico de La Solana del Castellar; y los Castellares con el yacimiento del mismo nombre. 

Entre su patrimonio arquitectónico, encontramos la iglesia de Nuestra Señora de la Consolación, construida a finales de la década de los años 60, la Plaza de Martín Elizondo Recalde, la Ermita de Nuestra Señora de la Blanca, la cual acoge la imagen de la patrona en cuyo honor se celebra una popular romería de cada primero de mayo, el edificio de usos múltiplos y el hogar del jubilado (centro social).

Patrimonio natural: Fuente Prado de San Juan, manantial de gran riqueza vegetal y ornitológica, hervideros, norias, Cerro Lutero y caza menor.  Pertenece a la red Natura 2000: Campo de Calatrava (ES0000157)

Respecto a la vegetación: el encinar con enebro es la formación vegetal más característica de este territorio, aunque la intensa deforestación a propiciado su sustitución por un matorral de coscoja y jara con romeros, cantuesos y tomillo.

Su fauna: se caracteriza por la presencia entre sus parajes, de perdices, conejos y liebres, cazadas por los propios propietarios de las fincas o bien, mediante la organización de cacerías. La paloma torcaz, la tórtola y la codorniz son otras especies de aves de típicas de la zona. 

Patrimonio etnográfico: son muy populares en esta localidad las fiestas de San Antón, el 16 de enero; San Blas, el 3 de febrero y San Juan, el 24 de Junio.

Imágenes

Ermita Ntra...
Vistas de V...
Entrada Vil...
Hervidero V...
Ayuntamient...
Calle Villa...

tienda-online     eventos2

 rutapasioncalatrava             QR-Droid

iphoneapp           mapaweb1

  fotos            contacto1




2014  -  Taller de Empleo Desarrollo Multimedia