Nuestra historia

Profile El municipio de Bolaños de Calatrava está situado en el centro de la provincia de Ciudad Real, en la llanura que baña el río Pellejero, en la Calzada de Toledo a Córdoba. La documentación más antigua alude al emplazamiento de antiguas culturas en su término. El evidente origen romano de Bolaños queda reflejado en las monedas, ídolos y sepulturas que, según las relaciones topográficas de Felipe II, se hallaron al sur de la población. Su término municipal abarca una extensión de 87,90 kilómetros cuadrados y cuenta con una población de 12.159 habitantes.

Bolaños de Calatrava ha experimentado una continua evolución poblacional desde la expulsión de los moriscos en el siglo XVII, convirtiéndose en un caso singular en el contexto de la provincia, ya que es el único pueblo que no ha visto descender su población en los siglos posteriores y hasta prácticamente nuestros días.

La actividad económica municipal se caracteriza por poseer un sector agrícola muy dinámico y desarrollado. La comercialización de productos agrarios está adquiriendo una gran trascendencia en los últimos años, tanto el comercio mayorista como el minorista.

El sector industrial se encuentra también en creciente desarrollo. Al lado de sectores tradicionales como el de conservas vegetales, maquinaria de riego o carpintería entre muchos otros.

El origen del nombre, así como su historia medieval, es objeto de controversia, ya que existen varios pueblos y sitios de análogo nombre, que tiene por significado las balas o bolas de piedra que se labraban para ser lanzadas por los más primitivos cañones.

Para hablar de los asentamientos que ocuparon el municipio es necesario remitirse a la Prehistoria del Campo de Calatrava.  Así, se encuentran restos aislados de ocupación humana en el Paleolítico Medio, las cuales se caracterizan por estar ubicadas al aire libre en las zonas interiores de las cuencas fluviales, generalmente arroyos. 

Es ya en el Neolítico final cuando se asiste al definitivo asentamiento humano en la zona, que desarrolló interesantes culturas como la del Vaso Campaniforme, cuyas ocupaciones se hacían tanto en la llanuras como en cerros.

El territorio de Bolaños se situaba dentro de la demarcación de Oreto, por lo que cabe afirmar que en los alrededores de donde hoy está enclavado Bolaños existieron diversos asentamientos romanos, aunque pequeños. Dentro de estas ocupaciones se pueden citar la Sierra de El Pardillo, la Colonia, el Hondo, la Casa de Baños, los Cuetos y la Venta de Borondo.

El Castillo de Bolaños también podría ser de origen romano, ya que como explica el clérigo Agustín del Castillo, la estructura de la torre Prieta, así  como la planta que presentaba el recinto, eran típicas de las construcciones castrenses de esta civilización.

La vía romana más importante de Bolaños era la de Toledo a Córdoba, de carácter militar.

En el siglo III d. C. se produce en la Península la entrada de los visigodos; Bolaños corrió la misma suerte que el resto de la provincia hispana. Las antiguas calzadas romanas entraron en un proceso de decadencia, debido a la disminución de la población, ruralización y escasez de comercio, llegando a desaparecer las vías de comunicación entre los núcleos de comunicación, a excepción de las vías  principales y secundarias que seguirían utilizando Bolaños como núcleo de paso en las comunicaciones del resto de la Península.

Al conquistar la zona los árabes y según se desprende de las Relaciones Topográficas, el Castillo de Bolaños fue reconstruido, reorientándolo hacia Levante.

En 1147, Alfonso VII aprovecha la debilidad de los Almorávides y ocupa en pocos años el Campo de Calatrava. Tras la ocupación cristiana, el monarca regalaría a su hija Doña Berenguela este municipio por el triunfo de Las Navas. Doña Bereguela otorgó la repoblación de la villa a un caballero de su hueste señorial participante en la Batalla y procedente de Galicia, nombrándolo alcaide. Éste daría como nombre a la villa su propio apellido y como escudo de armas el escudo de su familia -Cordero y Bollo-.

Desde el siglo XIV y a lo largo del siglo XV, Bolaños interpondría multitud de pleitos por la jurisdicción propia y términos comunes con Almagro ante la Corona. Bolaños pretendía defender sus privilegios de jurisdicción en primera instancia y Almagro buscaba eliminarlos y reducir a la villa a rango de Aldea. En 1582 se adopta el acuerdo definitivo: se declaró la pertenencia en exclusiva a Bolaños del Coto Redondo que se le había asignado anteriormente, y la Mojonera, que rodeaba el término de Bolaños, quedaría de uso común para las dos villas.

Uno de los hechos más significativos  de esta época en la historia de Bolaños tuvo lugar en 1489 con la incorporación de la Orden de Calatrava a la Corona de los Reyes Católicos, confirmada en 1523, lo que hizo que la antigua protección que los Reyes habían dado siempre a Bolaños en sus pleitos, se reforzase  aún más, por ser éstos los nuevos Maestres de Calatrava. El primer hecho importante de este cambio de poder fue la refundación de la Encomienda de Bolaños en 1544, con pertenencias de la Mesa Maestral.

Arte y cultura

Profile

Dentro de su patrimonio histórico y monumental cabe destacar el castillo de Doña Berenguela. Es una fortaleza árabe construida entre los siglos X y XI en piedra basáltica, caliza, yeso y ladrillo, aunque parece que su origen es romano.

El recinto está completamente almenado y en su interior existen restos árabes: unos baños, aljibes y muros de anteriores estancias. Posee dos torres, la torre del Homenaje, con ventanas germinadas en sus laterales y mazmorra en la parte inferior y la torre Prieta de la que solo se conserva una pequeña parte, el castillo posee un amplio patio de armas.

En 1520 se reparó para combatir el levantamiento comunero. Tras un largo periodo de dejadez, el espacio se destinó a eventos culturales, hasta 2003, fecha en la que se hizo una excavación arqueológica en la que se descubrieron los restos de un foso defensivo que rodea las murallas.

La tradición cuenta que en el castillo nació el rey Fernando III el Santo, hijo de la reina de Castilla doña Berenguela, algo no comprobado, ya que otras fuentes lo sitúan en el Monasterio de Valparaíso en el pueblo zamorano de Peleas de Arriba aun así, no es tan disparatado pensarlo ya que la reina tuvo bajo su regencia la villa antes de cederla a la orden de Calatrava. Actualmente el Castillo de Doña Berenguela es propiedad del Ayuntamiento de Bolaños y fue declarado Bien de Interés Cultural en 1982.

La Iglesia de San Felipe y Santiago es un edificio de transición del Gótico al Renacimiento. Tiene planta de una sola nave con cabecera poligonal. Se cubre con bóvedas estrelladas en cada tramo que delimitan los arcos fajones.

Tiene cuatro capillas laterales, de las que cabe destacar el baptisterio que está a los pies de la nave y que se cubre con una bóveda de ladrillo de barro cocido, sobre ménsulas labradas en piedra. Es de admirar su pila bautismal del siglo XVI, con el escudo de la villa labrado y que ha sido colocada al pie del presbiterio, un calvario pintado al fresco sobre la hornacina de San José y que pertenece al siglo XVII y el despacho parroquial, cubierto por una bóveda barroca de gruesos nervios y decoración vegetal. En el exterior destaca la fachada, con un rosetón abocinado de ladrillo de barro cocido, y la portada, de arco de medio punto, realizada en piedra caliza con dos medallones en los que aparecen la cruz de Calatrava con dos eslabones a los pies y las llaves de San Pedro puestas en aspa.

Se construyó en el siglo XVI, en la reforma realizada en 2003 se encontraron varios niveles de enterramiento en el interior de la nave, que podrían datarse desde la apertura de la iglesia al culto hasta finales del siglo XVIII, en que Carlos III prohibió las inhumaciones en el interior de los templos.

La actual ermita de San Cosme y San Damián o del Cristo de la Columna se levanta sobre otra más pequeña y antigua. Fue edificada, tras la Reconquista, en el siglo XIV bajo la advocación de San Cosme y San Damián. En el siglo XVII se le añade la cabecera rectangular, las dos capillas laterales, el cimborrio y la espadaña, todo de estilo Barroco y que le da el aspecto que actualmente se conserva. Es de una sola nave y tiene planta de cruz latina. Está realizada en tapial con verdugadas de ladrillo en los muros y contrafuertes.  

La Virgen del Monte cuenta con dos ermitas situadas en el paraje de Los Rasos de la Virgen, donde se celebra la tradicional romería el último domingo de abril en honor a la patrona.

La ermita vieja es de estilo románico, fue construida en el siglo XIII a base de ladrillo enlucido y cal. Estaba formada, en un principio, por el presbiterio pero en el siglo XV se amplía con la construcción de la nave de planta rectangular, la cual está cubierta con bóveda de cañón y decorada con pinturas de las cruces de las órdenes militares de Montesa, San Juan y Santiago.

A lo largo de los años el número de devotos hacia la Virgen del Monte fue aumentando y la antigua ermita no podía dar cabida a todos los fieles, por lo que a principios del siglo XX se decidió construir otra más grande que pudiese acoger a un mayor número de población. La iglesia es de una sola nave, bastante elevada, con cabecera poligonal y coro, está cubierta con bóveda de arista.

La Venta del Borondo, es una antigua venta de paso manchega construida en el siglo XVI. Está ubicada, a 3 kilómetros del casco urbano, en el camino real que unía Extremadura con Levante y a su lado pasa la Cañada Conquense. Es otro ejemplo de arquitectura popular que se conserva de la época.

Está realizada en aparejo toledano encalado, tiene planta rectangular con una torre-palomar en el ángulo sur. Consta de dos plantas, donde se ubican las dependencias, que se articulan en torno a tres patios empedrados donde observamos ventanas con rejería. La portada principal es  de piedra y está decorada con dos columnas adosadas.  

Y a unos 100 metros se halla un puente romano de dos ojos, realizado en piedra y ladrillo de barro cocido y con un tajamar en cada lado. El conjunto cobra aún más interés, debido a la mención que hace de ella Miguel de Cervantes en su obra inmortal: “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha”.

En nuestra visita a Bolaños no podemos dejar de pasar por la calle del Cristo, donde encontraremos, casas de estilo mudéjar y claros ejemplos de la arquitectura popular  de la época.  

La estructura de las casas sitúan las dependencias en torno a un patio central empedrado donde se ubica el pozo o la pila de piedra. Las galerías superiores están sustentadas por pies derechos y zapatas de madera.

También queda en la localidad alguna casa nobiliaria, como la conocida Casa de Coca, Está datada en el siglo XVII y es de estilo Barroco. La casa perteneció a Don Félix Cuartas y García que fue nombrado caballero por el rey Alfonso XII, además del nombramiento recibió su escudo de armas. De la fachada destacamos la rejería y el escudo de armas de la familia, hecho en mármol, situado encima de la puerta principal.

En el interior conserva rasgos de la arquitectura popular con un patio central rodeado por una galería de pies derechos y zapatas de madera.  

Como patrimonio natural, Bolaños de Calatrava cuenta con “El Hondo”, una hoya de formación volcánica y la Sierra del Pardillo, paraje natural de gran belleza paisajística y vegetación arbórea.

Como patrimonio Etnográfico cabe destacar La pañolá, se celebra el 4 de febrero, la fiesta tenía carácter totalmente religioso, centrada en actos de culto a las Ánimas Benditas del Purgatorio; Romería Virgen del Monte, se celebra el último fin de semana de abril, sin duda la fiesta con más arraigo de la localidad; Fiestas del Cristo de la Columna, el día 14 de septiembre dará paso a una semana de convivencia, de recreo y de diversión y como no, de encuentro entre bolañegos afincados en otras ciudades del país.

Imágenes

Iglesia de ...
Plaza del A...
Iglesia de ...
Detalle del...
Castillo de...

tienda-online     eventos2

 rutapasioncalatrava             QR-Droid

iphoneapp           mapaweb1

  fotos            contacto1




2014  -  Taller de Empleo Desarrollo Multimedia