Visitas

boton telefonoContactar con el Ayuntamiento de Villar del Pozo

Historia

hervidero.villarLos baños hervideros Nuestra Señora del Prado en Villar del Pozo fueron de los más conocidos y visitados en la comarca del Campo de Calatrava a lo largo del siglo XIX y en la primera mitad del XX, siendo utilizados como tal por las características terapéuticas de sus aguas (ácido-gaseosas, ferruginosas, alcalinas y con temperaturas entre los 28 y 25ºC) indicadas para el tratamiento de afecciones de la piel, reumáticas, fístulas, artritis, hipocondría…. El recinto estaba constituido por un edificio principal que albergaba la piscina de mayores dimensiones, con sus vestidores y salas para baños individuales, un salón social y un consultorio médico con sala de curas.

Anejo a él se situaba la casa de los guardeses y el hervidero que se utilizaba para consumo. Otros dos edificios estaban destinados a fonda y cantina. El balneario contaba con viviendas que se alquilaban por la duración de la temporada. También estaba dotado de una iglesia y un pequeño colmado. La temporada de baños, en los establecimientos del Campo de Calatrava, duraba del 15 de junio al 15 septiembre y el coste por persona dependía de las características de cada balneario.

Las piscinas de los hervideros tenían unas características comunes. Poseían una forma generalmente poligonal (cuadrangular, hexagonal, octogonal…) aunque también existen circulares, con los escalones a modo de grada para su fácil acceso y reposo. Estaban cubiertos por una marquesina para la protección solar, sin olvidar que se encontraban al aire libre y la temporada era de junio a septiembre. Actualmente, la marquesina de los baños de Villar del Pozo la podemos disfrutar y observar como “pequeño auditorio” en los jardines del Prado, en Ciudad Real.

ATRAS

tienda-online     eventos2

 rutapasioncalatrava             QR-Droid

iphoneapp           mapaweb1

  fotos            contacto1




2014  -  Taller de Empleo Desarrollo Multimedia