Visitas

Visitar en horario de Misa 

Historia

iglesiasanagustin

HISTORIA Y DESCRIPCIÓN:

La iglesia y el convento de San Agustín fue fundado en 1634 por testamento de la familia Figueroa, pero su fundación fue complicada por el enfrentamiento entre las comunidades de jesuitas y agustinos por el control económico y espiritual de Almagro en el siglo XVII. Una vez llegados a un acuerdo los agustinos ocuparon las casa de los Figueroa, el solar donde estuvo situado el Palacio de los Fúcares y varias casas más, donde construyeron la iglesia y el convento (del cual solo se conserva la puerta de entrada). El terremoto de Lisboa (1755) dañó gravemente las estructuras y en la Guerra Civil, la iglesia fue totalmente devastada y expoliada.

El exterior es de ladrillo y mampostería y tiene un interesante juego de volúmenes con las torres, cimborrio, naves laterales y camarín. La fachada principal sigue los esquemas jesuíticos de fachada-retablo, con tres calles divididas por pilastras gigantes, y en la que las calles laterales terminan en torres y se decoran con balcones. El cuerpo central está  rematado con un frontón triangular y la portada tiene un arco de medio punto flanqueado por columnas con el fuste decorado con grutescos y un entablamento. Sobre él, aparece una hornacina con una venera y una custodia sostenida por dos ángeles, bajo los cuales aparecen el sol (simbolizando el Nuevo Testamento) y la luna (Antiguo Testamento).

En el interior también se siguen los preceptos jesuíticos. Planta de cruz latina, nave única cubierta con bóveda de cañón y lunetos, y capillas laterales sobre las que se abren las tribunas, cerradas con celosías de madera. El crucero está cubierto por una gran cúpula y la cabecera es plana, desde ella se accede al camarín, con cúpula de media naranja. El coro está situado a los pies de la nave. La decoración obedece al desmedido decorativismo del Barroco final, con el uso de pilastras de doble orden, entablamento de triple cornisa decorada con ménsulas, pinturas murales y estucos policromados. De su antiguo retablo barroco, desaparecido en 1936, se conserva un relieve de la Santa Cena en la Parroquia de San Bartolomé.

PINTURAS:

Las pinturas murales son al temple, muy coloristas y luminosas, que buscaban el atraer a los fieles a la iglesia e instruirlos en los dogmas de la iglesia. Así aparecen tres tipos de imágenes:

DECORATIVAS: Carecen de significado, es mera ornamentación para recrear ambientes lujosos que atrajesen al pueblo. Estas pinturas se sitúan en la cúpula y en los arcos de la nave y reproducen hojas de acanto, grutescos, cortinajes, frutos, pájaros, etc.

SIMBÓLICAS: Con la Contrarreforma los símbolos religiosos adquieren una gran importancia, convirtiéndose en figuras alegóricas de Jesús, Eucaristía... Aparecen el cáliz (símbolo de la Eucaristía), el pez (utilizado por los primeros cristianos para expresar el nombre de Jesucristo), el ancora (esperanza y salvación), la paloma (encarna al Espíritu Santo y simboliza la sencillez cristiana), el cordero místico (sacrificio y humildad) y la custodia (símbolo principal de Cristo y su Iglesia).

Estas representaciones están situadas en la cúpula. También en el coro aparece de nuevo la custodia, ahora entre espigas y uvas (Cuerpo y Sangre de Cristo); En el sotocoro y presbiterio encontramos alegorías referentes a la Virgen y representaciones de mujeres del Antiguo Testamento como Jael, Judit, Raquel y Rut.

NARRATIVAS:  A éste grupo pertenecen los lienzos situados en el crucero y en la bóveda de la nave. Son representaciones de la vida de San Agustín de Hipona y responden a las ideas contrarreformistas que conceden una gran importancia a las imágenes, ya que éstas se utilizaban para instruir a los fieles en la fe católica.

ATRAS

tienda-online     eventos2

 rutapasioncalatrava             QR-Droid

iphoneapp           mapaweb1

  fotos            contacto1




2014  -  Taller de Empleo Desarrollo Multimedia