Visitas

Visita libre

Historia

conventocatalina

El convento de Santa Catalina fue fundado por Don Jerónimo de Ávila y de la Cueva en 1596 para la comunidad de frailes franciscanos descalzos. El conjunto seguía las pautas arquitectónicas propias de esta orden religiosa, por ello el edificio es sencillo y casi sin decoración. Toda la obra la podemos relacionar con Nicolás de Vergara el Mozo, discípulo de Juan de Herrera.

Lo más destacable (y menos reformado para su uso como Parador de Turismo) es la Iglesia, de una sola nave y bóveda de cañón con lunetos; Los arcos fajones que dividen la bóveda se corresponden con las pilastras que se adosan al muro. La cabecera es plana, con una pequeña hornacina donde se veneraba la imagen de Santa Catalina y se cubre con una cúpula semiesférica. Bajo la cabecera se hallaba la cripta con los restos de los fundadores, decorada con pinturas murales de Esteban Péroli, pintor italiano del siglo XVI.

En el S.XVII sufrió transformaciones espaciales que rompían el eje axial que nos llevaba directamente hacia el Altar Mayor, ya que se abrieron tres capillas en los brazos del crucero.

Al exterior encontramos el tradicional paramento toledano, con algunas influencias mudéjares por el decorativismo del ladrillo. La portada tiene un pórtico con arcos, que servía de cobijo a los fieles en días de sol o lluvia, ya que esta iglesia se encontraba situada extramuros.

ATRAS

tienda-online     eventos2

 rutapasioncalatrava             QR-Droid

iphoneapp           mapaweb1

  fotos            contacto1




2014  -  Taller de Empleo Desarrollo Multimedia